Esta campaña parte de las emociones que se experimentan cuando nace un papá o una mamá.
Siendo padres, todos los días es un aprendizaje esto se refleja en las cosas que ellos van descubriendo gracias a sus hijos, como nuevas rutinas, nuevos gustos, nuevas actividades.
Convertirse en padres es muchas veces un desborde, pero un desborde de amor, de los que se disfrutan hasta el final.
Esta campaña busca reflejar esas emociones con una promoción de dos meses, rememorando esas experiencias, sentimientos y les recuerde, no solo a mamá y papá, sino también a los hijos, que por ese amor a veces vale la pena el desborde de esos sentimientos.

 

 

 

 

Abrir el chat
Hablemos